Preguntas Frecuentes

Éstas son algunas de las cuestiones que más nos plantean las personas que contactan con HomeYoga, sobre todo las que nunca antes han practicado yoga o Pilates:

1. Soy poco flexible, ¿puedo practicar yoga o Pilates?

¡Por supuesto! Tanto el yoga como el Pilates son un proceso, un camino, en el que cada cual aporta de entrada lo que tiene, y desde ahí va mejorando. La falta de flexibilidad no es ningún límite, y en la mayoría de los casos una práctica regular hará que observes cambios en relativamente poco tiempo.

2. Me considero una persona nerviosa, no puedo estar parada mucho tiempo, ¿puedo hacer yoga?

Especialmente si eres una persona nerviosa, el yoga te beneficiará mucho. Es importante observar que yoga no es aerobic, ni gimnasia, con lo que durante la sesión se buscarán espacios de calma física y mental, pero no te engañes, la práctica de ciertos tipos de yoga es físicamente exigente, porque la idea es también la de trabajar con el cuerpo para acceder a ese espacio de calma mental, así que te aseguramos que tendrás que ni te acordarás de tus nervios!

3. ¿Tiene contraindicaciones la práctica del yoga o el Pilates?

El yoga o el Pilates en sí mismos no tienen contraindicaciones, y cualquier persona puede practicarlos, pero ciertas posturas, ejercicios, movimientos o técnicas de respiración en particular podrán estar contraindicadas para ciertos supuestos. Por ejemplo, en general no es conveniente practicar posturas invertidas si estás menstruando o embarazada, respiración de fuego si eres hipertensa, excesivo tiempo sobre las manos si tienes problemas en las muñecas, etc. Todas nuestras monitoras están cualificadas para adaptar la práctica a tu condición física particular, y es importante que compartas con ellas cualquier información relevante sobre tu estado físico, para que las clases sean beneficiosas y seguras.

4. ¿Cuántas veces a la semana debo practicar?

Pues depende. Si ya llevas un tiempo practicando, bien por tu cuenta o en otras clases, probablemente una clase privada a la semana sea suficiente para apoyarte en tu disciplina personal, ayudarte a progresar y seguir aportándote nuevas herramientas que le den cada vez más interés a tu práctica. Si nunca has practicado y quieres conseguir cambios (físicos, mentales o emocionales), te recomendamos que comiences con un mínimo de 2 clases a la semana, al menos durante los primeros meses, para que tu cuerpo interiorice los elementos básicos de la práctica y comiences a percibir esos cambios que harán que poco a poco seas tú quien sienta la necesidad de practicar también por tu cuenta. No obstante, es preferible que practiques una sola vez a la semana, de manera regular y por un período prolongado, a que comiences con 2 veces a la semana pero no puedas mantenerlo en el tiempo. La constancia es clave.

Envíanos tus preguntas a: info@homeyoga.es